Drones que te salvarán la vida en caso de infarto

Inventan el dron para atender infartos

Se ha hablado mucho del futuro de los drones, de todas las posibilidades que pueden ofrecer y de los muchos usos que se les pueden dar. Las últimas noticias van todavía más allá, los drones podrían salvar vidas. De este modo, lo que empezó siendo un pequeño juguete volador, se está convirtiendo en un aparato que puede cambiar nuestras vidas por completo, tanto como para llegar a salvarnos.

Si bien es cierto que los drones tienen más recorrido del que pensamos y que llevan tiempo siendo de gran utilidad en el ámbito militar, es en los últimos años cuando estos pequeños vehículos aéreos no tripulados se han extendido entre la población. De hecho, no estaría mal echar un vistazo a la regulación vigente, pues no todo el mundo puede ser piloto de drones ni hacer todo lo que quiera en cualquier condición.

Es verdad que tenemos una visión de los drones más enfocada al ocio y al aeromodelismo que a otra cosa, pero su potencial es inimaginable. Si lo pensamos detenidamente, los quadcopters pueden usarse para infinidad de actividades que de otra manera no se podrían realizar o pondrían en peligro la vida de otras personas: tareas de emergencia y salvamento, rescate de personas, prevención de incendios, labores de vigilancia y seguridad…

Drones socorristas para ganar tiempo

Drones con desfibrilador más rápidos que las ambulancias

Poner la tecnología al servicio del ciudadano y facilitar su vida debe ser una de las máximas aspiraciones del ser humano, y mucho más si de cuestiones sanitarias se trata. Por esto, la idea en la que ha trabajado un grupo de científicos suecos con drones-desfibriladores nos ha maravillado.

Robots voladores capaces de atender a pacientes que han sufrido un infarto en mucho menos tiempo que una ambulancia, hasta cuatro veces más rápido, es algo que hace tiempo podría haber sido una escena de ciencia ficción, pero hoy parece estar más cerca de ser una realidad.

La aeronave se llama FlyPulse y ha sido fabricada por una compañía sueca. Sus 5.7 kg de peso son necesarios para poder transportar los casi 800 gramos que pesa un desfibrilador externo automático (DEA). Este dron salvavidas consta de ocho rotores y alcanza una velocidad máxima de 75 km/h.

Drones rápidos para emergencias sanitarias

Los investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo han realizado varios estudios en los que el tiempo de respuesta del octocóptero ha sido de alrededor de 5 minutos frente a los 22 minutos que tarda una ambulancia convencional, que depende en gran medida de las condiciones de tráfico. Cada segundo cuenta a la hora de reanimar a una persona que ha sufrido un paro cardiaco, por lo que esta reducción de tiempo es vital y podría ayudar a salvar muchas vidas.

Lamentablemente, el dron-desfibrilador es todavía un proyecto en desarrollo que esperamos que siga avanzando y cuente con las inversiones necesarias para llevarlo a cabo cuanto antes. Se deben hacer más pruebas, evaluar su integración en los centros sanitarios y estudiar su eficacia frente a los servicios de emergencia tradicionales.

Además, también sería esencial dotar a la población de conocimientos sobre la forma de usar un desfibrilador y realizar una reanimación cardiopulmonar, porque si no, no servirá de nada ahorrar tiempo si luego no hay nadie que sepa desenvolverse ante una situación de vida o muerte. Según Jacob Hollenberg, director del estudio, en los próximos ensayos tienen previsto usar los drones en casos que también requieran de una pronta actuación, como son reacciones alérgicas o accidentes de tráfico.

Drones que cambiarán el mundo

El primer dron con desfibrilador para atender infartos

Esta idea de la que estamos hablando no es reciente, se viene gestando desde hace algunos años. Alec Momont, un estudiante belga de ingeniería, diseñó para su proyecto final de carrera un dron equipado con un desfibrilador capaz de salvar vidas. Salió en todos los medios y muchas empresas se interesaron por el invento.

De esta forma, el joven pretendía desterrar esa mala fama que tienen los drones alejándolos de su uso en guerras y conflictos. Para ello se propuso ayudar a aquellas personas que a raíz de un infarto, una de las mayores causas de muerte en el mundo, necesitaban de una atención inmediata.

Este dron-ambulancia se dijo que estaría disponible para 2020. El primer prototipo estaba formado por seis hélices, podía alcanzar una velocidad de casi 100 km/h, tenía GPS integrado y era capaz de localizar automáticamente la llamada de origen para acudir ipso facto al lugar del incidente.

Quadcopter para ayudar en infartos

Asimismo, también contaba con cámara, micrófono y altavoces y podía ser teledirigido por un paramédico que daría instrucciones a las personas que estuvieran con el paciente para guiarlas en el proceso de reanimación. De momento, no se ha vuelto a saber nada de este proyecto que se calculó que tendría un coste de 15.000 euros por unidad.

En definitiva, que nunca pensamos que estos helicópteros en miniatura pudieran hacernos tanto bien. Dicen que los coches voladores están más cerca de lo que creemos, en las películas ya sabemos que sí, en la realidad lo vemos todavía difícil. Sin embargo, estas pequeñas aeronaves no tripuladas tienen pinta de que cambiarán el mundo tal y como lo conocemos. Y lo más importante, los drones servirán para ayudarnos en situaciones extremas. ¡Esperamos que así sea y se den las circunstancias propicias para materializar estas ideas en vidas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>